Fotosub by xafema

Mi nombre es Xavier Ferrando. Hace algunos años que me dedico a la fotografía submarina intentando captar la belleza de este entorno, la vida y los ambientes que somos capaces de experimentar en cada una de las inmersiones. ​

Caballito de mar

Sí, sí. Tal y como esperabais muchos me he decidido a hacer un especial sobre el caballito de mar. 

Son criaturas preciosas, delicadas y frágiles. Encontrarlos es una sensación brutal. Se mimetizan con su entorno perfectamente y aunque estés atento al momento sólo hace falta un instante para que lo pierdas de vista. Me ha pasado muchas veces que cuando lo tienes controlado y apartas dos décimas de segundo la mirada y la diriges hacia el ocular de la cámara para encuadrarlo…Zas! Dónde está? La sensación es desconcertante con lo que te puedes imaginar lo bien adaptados que están estos peces para evitar a sus depredadores y utilizan esta estrategia para la captura de sus presas.

Además de bonitos son seres delicados. Cuesta mucho encontrarlos y también hay que tener cuidado para evitar que se estresen y puedan abandonar su localización.

Por experiencia se que cuando la gente va a visitarlos, si se tiene cuidado, pueden permanecer durante muchos meses en la misma localización. Yo he ido de visita en muchas inmersiones para observarlos y estar un rato con ellos en más de una ocasión.

No existe una ciencia exacta para buscarlos y eso hace aún más especial poder encontrar uno.

Puedes decidir hacer una inmersión entera para ver uno en un punto concreto y no encontrarlo. Mónica y yo estuvimos en una ocasión más de 40 minutos debajo del agua delante de una roca y no conseguimos encontrarlo. Ya os podéis imaginar luego que cara se te queda cuando te preguntan si ha ido bien la inmersión y sobre todo la típica…¿Habéis visto el caballito? Aún me acuerdo del primer caballito que vi hace más de 10 años en una infantería en una cala de Begur. Era un caballito amarillo precioso y la sensación fue única. Tuve la suerte que otro compañero me llevó a verlo. Era un regalo que recibí por parte de otro submarinista. Por ese motivo hasta hoy siempre que puedo he llevado a más personas conmigo para tratar de enseñarles estos tesoros y también así compartir el gozo de observar a otra persona tomando conciencia de lo exclusivo y maravilloso que es ese momento. Disfrutar de la vida submarina.

Los colores son impresionantes, amarillos, rojos, naranjas, pero sobre todo el negro es para mí el más espectacular. Sólo he visto un caballito negro hasta la fecha. Fue al poco tiempo de empezar con la fotografía subacuática en Lloret. Le guardo un especial recuerdo porque era muy pequeño, lo veía muy frágil y muy expuesto donde estaba. Era especial y también el hecho que estuvo muchas semanas en la misma localización y fuimos todos a verlo como mínimo una vez. 

La verdad es que hay que ser un experto para poder identificar correctamente la especie. Aquí en la Costa Brava solemos ver el Hippocampus guttulatus pero para que os hagáis una idea de toda la variedad os dejo este enlace a wikipedia

Creo que cuando además tienes la suerte de que el caballito se deja fotografiar, bien porque tiene curiosidad al verse reflejado en la lente del puerto del 105 mm o bien porque no te considera una amenaza inminente, es entonces cuando sientes una felicidad extrema por el momento que estás viviendo.

Esto nos pasó hace ahora dos años. Llevé a Mónica a que conociera a uno de los caballitos que teníamos controlados y la sorpresa fue que ella encontró un segundo que no había visto antes.  El ejemplar nadó de un lado a otro delante nuestro, se posó y literalmente se nos quedó mirando de frente. En mi vida hubiera podido pensar que tenía una oportunidad de intentar hacer la foto al rostro del animal. Estuvo tranquilo y establecí una conexión con él o con ella, de forma relajada y amistosa. Los caballitos suelen girarse y ponerse de espaldas como mecanismo de camuflaje. Cuando esto pasa lo mejor es dejarlo tranquilo y otra vez será. Con un poco de suerte puedes pasar hacia el final de la inmersión y ver si está menos esquivo o no…y si tienes la suerte de que está allí porque hiciste la aproximación con sumo cuidado la primera vez.

Nunca hay que tocarlos, estresarlos y sobre todo cogerlos. Nosotros vamos con mucho cuidado como aimples observadores del entorno subacuático y de su fauna. Siempre sabemos que hemos de evitar al máximo generar ningún tipo de estrés. Primero para cuidar al individuo y su entorno, segundo para evitar que se asuste y se vea obligado a abandonar su localización. Como tercera norma es que si no respetas estos dos principios vas a perder la oportunidad de volver a encontrarlo y de que otras personas también lo vean. Encontrarás algunas fotos más en al sección de peces pero estoy pensando en habilitar una selección sólo para la categoría de Caballito de mar. Así que estate atento a las próximas publicaciones que iré realizando. Espero que disfrutéis el post que he subido. Si tienes alguna experiencia que quieras compartir o alguna cuestión puedes dejar tu comentario.

Nos vemos en la siguiente publicación.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Siguiente Entrada

Anterior Entrada

Dejar una respuesta

© 2021 Fotosub by xafema

Tema de Anders Norén

es Spanish
X